top of page

27.1.2024 – Zlo je priložnost

Greh je zavračanje Boga in sodelovanja z Njim. Vsak izmed nas gre skozi ta proces. Tudi kralj David je moral skozi to bolečo, a koristno izkušnjo. Zaradi greha, ki ga je sam storil, bi drugega dal ubiti, svoje slepote pa ni videl. Takšna je moč zla in hudičeve laži o Bogu. V tem je tudi kazen o kateri govori prvo berilo. Sami podiramo svoje življenje in bližnje, zlo pa vidimo le v drugih. Gospod nakloni nam Davidove drže, skesanosti in usmiljenja. Bolezen njegovega otroka je posledica njegovega zla in ne Božja kazen, kot navaja Stara zaveza. Zaradi zla se nam življenje dozdeva kakor vihar na morju. Nenehno nas zaliva naše lastno zlo in zlo drugih. Zdi se, kakor, da Bogu ni mar. V Kristusu pa pokaže, da je z nami in da je dovolj, da mu damo besedo, pa  zlo nima več moči nad nami. Ni se ga treba bati. Vsako zlo je priložnost, da damo besedo Kristusu, ki je že vzel nase posledice tega zla, nam pa vrnil sinovstvo in hčerinstvo. Vrnil nam je ljubečega Očeta, ki svoje otroke rešuje in ne kaznuje. Kaznujemo se sami z zlom, ki mu izročimo svoje srce, da lahko postaja meso.



El pecado es el rechazo de Dios y de la cooperación con Él. Cada uno de nosotros pasa por este proceso. El rey David también tuvo que pasar por esta experiencia dolorosa pero gratificante. Hubiera mandado matar a otro hombre por un pecado que había cometido, pero no vio su propia ceguera. Tal es el poder del mal y de las mentiras del diablo sobre Dios. Este es el castigo del que habla el primer versículo. Destruimos nuestra propia vida y la de los que nos rodean, y sólo vemos el mal en los demás. El Señor nos inclina hacia las actitudes de David, hacia el arrepentimiento y la misericordia. La enfermedad de su hijo es el resultado de su maldad, no un castigo de Dios, como afirma el Antiguo Testamento. El mal hace que la vida parezca una tormenta en el mar. Constantemente nos vemos abrumados por nuestra propia maldad y la de los demás. Parece como si a Dios no le importara. Pero en Cristo, Él muestra que está con nosotros y que si sólo le damos una palabra, el mal ya no tiene poder sobre nosotros. No tenemos nada que temer de él. Cada mal es una oportunidad para dar la palabra a Cristo, que ya ha tomado sobre sí las consecuencias de ese mal, y nos ha devuelto la filiación y la condición de hijos. Nos ha devuelto a un Padre amoroso que salva a sus hijos y no castiga. Nos castigamos a nosotros mismos con el mal al que entregamos nuestro corazón para que se haga carne.

31 views0 comments

Recent Posts

See All

Comments


bottom of page